Habana Vieja
Busque su hotel en la Habana Vieja
Habana Vieja

La Habana vieja es el centro original de la ciudad San Cristóbal de la Habana, una de las ciudades más antiguas fundadas por los europeos en el hemisferio occidental. Los españoles fundaron la ciudad en 1519. Ya para el siglo XVII la ciudad se había convertido en uno de los principales centros de construcción de barcos en el Caribe. Aunque en la actualidad la ciudad se ha convetido en una gran metrópolis de unos 2 millones de habitantes, su antiguo centro mantiene una interesante mezcla de monunmentos barrocos y neoclásicos, así como un conjunto homogéneo de casa privadas, con arcadas, balcones, portones de hierro forjado y patios interiores.

Su historia abarca tres períodos fundamentales, que están clamente reflejados en el paisaje urbano: período colonal español (1519 a 1898), período neocolonial norteamericano (1898 a 1959), y el período revolucionario (de 1960 a la fecha). El colonial, que duró casi 400 años, dotó a la Habana de la gran cantidad de edificaciones coloniales que hoy la distinguen, y que ha llevado a la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) a declarar el centro colonial de la ciudad, la Habana Vieja, como Patrimonio Mundial en 1982.

El primer asentamiento de la ciudad fue construido en el borde oeste de la Bahía de la Habana. La entrada de la Bahía de la Habana está flanqueada por cuatro imponentes fortalezas construidas de piedra caliza. Dos de estas fortalezas se ubican hacia la entrada del canal: en el note el Castillo del Morro, que actualmente es un museo marítimo, y en el sur el Castillo de la Punta, donde se encuentra el Museo de Fortificaciones y Armamento y se efectúa la ceremonia nocturna del Cañonazo. Otras dos fortalezas bordean el canal: la enorme Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, en la parte norte, que actualemente alberga un museo de cerámica artística, y el Castillo de la Real Fuerza, en el sur, que fue restaurado a finales de la década del noventa.

La ciudad original se concentraba alrededor de la plaza central: la Plaza de Armas. Esto era típico de los asentamientos en las ciudades coloniales de los españoles, donde los edificios militares, políticos y religiosos se construían todos muy próximos. La imponente fortaleza colonial, el Castillo de la Real Fuerza, limita al norte con la plaza, con el Palacio de los Capitanes Generales, antigua residencia de los gobernadores de la colonia, que fue luego sede del gobierno municipal de la ciudad y posteriormente museo de la ciudad. El Palacio del Segundo Cabo, orginalmente construido como oficina de correos colonial en 1772, también se encuentra en la Plaza de Armas.

La Plaza de la Catedral, a sólo unas cuadras de la Plaza de Armas, es otro de los lugares más importantes en la Habana Vieja. La Catedral de la Habana o la Catedral de la Inmaculada Concepción, domina la plaza con sus peculiares campanarios asimétricos.

La Plaza Vieja, fundada en 1584, es otro de los más famosos monumentos de la Habana Vieja. Pero en esta, a diferencia de las otras plazas, no hay edificios religiosos ni públicos. En su lugar, casa y mansiones palaciegas de la élite colonial de la ciudad, rodeaban sus costados. La Casa de los Condes de Jaruco ha sido completamente restaurada y se eleva ahora como un ejemplo excelente de antigua mansión colonial.

Como en muchas ciudades coloniales ubicadas en áreas costeras, los españoles construyeron una muralla alrededor de la ciudad para protegerla de los ataques de piratas y de potencias extranjeras. La muralla de la Habana fue construida entre 1674 y 1797, y rodeaba un área de alrededor de 3 kilómetros cuadrados (aproximadamente una milla cuadrada). Esta área definía la extensión de la Habana Vieja. La Muralla fue derribada en 1863 para facilitar la expansión de la ciudad. Las líneas definidas por la muralla original son los actuales límites de la Habana Vieja.

Principales centros de interés en la Habana Vieja:

  • El Malecón es la avenida que se extiende a lo largo del muro costero que se extiende al norte de la Habana, desde la Habana Vieja hasta el río Almendares.
  • El Castillo del Morro, pintoresca fortaleza que resguarda la entrada de la Bahía de la Habana. La construcción del Castillos de los Tres Reyes del Morro fue motivada por la incursión en la Habana del pirata inglés Sir Francis Drake. El rey de España ordenó su construcción sobre una enorme roca que se conocía como El Morro. Allí envió el rey a su jefe de obra Juan de Texeda, junto al ingeniero militar Battista Antonelli, que vinieron a la Habana en 1587 y pusieron de inmediato manos a la obra.
  • La fortaleza de la Cabaña, situada en la parte este de la Bahía de la Habana. La fortaleza más impresionante de la colonia española era La Cabaña. Impresionan sus muros de finales del siglo XVIII construidos en común con los de El Morro. Cada noche a las 9:00 un grupo de soldados vestidos de uniformes de a época disparan desde allí el "Cañonazo de las nueve". El disparo se efectuaba todos los días en tiempos de la colonia para anunciar el cierre de las puertas de la muralla que rodeaban la ciudad.
  • Fortaleza San Salvador de la Punta. En la orilla opuesta al Castillo del Morro, en el inicio de la curva del Malecón, se levanta la fortaleza de San Salvador de la Punta, de menores dimensiones arquitectónicas. Fue contruida en 1590, y en 1629 la Capilla de la Habana decidió, con vistas a defender mejor el puerto, unirla en la noche a El Morro mediante una gruesa cadena que impedía la entrada a barcos enemigos.
  • Castillo de la Real Fuerza. El Castillo de la Real Fuerza es otro gran monumento que bloquea la Plaza de Armas. Fue la primera gran fortificación de la ciudad, erigida en 1558 sobre las ruinas de una fortaleza antigua. Ese mismo año, la Corona envió a Cuba al ingeniero Bartolomé Sanchez, que trabajó con 14 funcionarios y picapedreros en la reconstrucción del castillo, que había sido incendiado y destruido por el corsario francés Jacques de Sores.
  • Catedrál de San Cristóbal. Es el edificio más prominente de la Plaza de la Catedral. La Catedral fue construida en la capilla después de 1748 por orden del obispo de Salamanca Felipe José de Res Palacios. Es una de las iglesias más hermosas y sobrias del barroco latinoamericano.
  • Capitolio Nacional, construido a semejanza del Capitolio de los Estados Unidos.
  • Centro Gallego, Parque Central. El Centro Gallego, de estilo neobarroco fue eregido como club social para los emigrantes gallegos entre 1907 y 1914. Construido en el Teatro Tacón (actualmente Gran Teatro de la Habana), el centro fue inagurado durante el Carnaval de 1838 con cinco bailes de disfraces.
  • Plaza de Armas - la principal plaza turística. El origen de su nombre es evidentemente militar, y se debe a que desde finales del siglo XV la plaza fue el escenario de ceremonias y eventos militares.
  • Gran Teatro de la Habana. Es famoso, particularmente por ser la sede del reconocido Ballet Nacional de Cuba, fundado por Alicia Alonso. En ocasiones la ópera Nacional también hace presentaciones allí. El teatro también es conocido por su sala de conciertos, la García Lorca, que es la mayor de Cuba.
  • Museo de la Revolución, ubicado en el antiguo Palacio Presidencial, frente al cual se encuentra en exhibición el yate Granma.
  • Basílica de San Francisco, Habana Vieja. El conjunto de iglesia y convento de San Francisco de Asís data del año 1608 y fue reconstruido en 1737.
  • El elegante "Gran Cafe El Louvre" está situado en el centro de la Habana, en el Hotel Inglaterra, el más antiguo y clásico hotel de Cuba, fundado en 1875. Las mesas están decoradas por artistas de la plástica contemporánea.
  • La Bodeguita del Medio. A uno de los costados cercanos de la barriada histórica de la Plaza de la Catedral, es famosa por sus platos de comida cubana tradicional, decoración única y también por los tragos Mojito que sirve.
  • "El Patio en la Plaza de la Catedral es un restaurante bien establecido en una magnífica mansión colonial con un hermoso patio interior.
  • Cerca del Parque Central, encontrará "El Floridita", uno de los bares exclusivos preferidos de Hemingway, casa del Daiquirí.

Explore la Habana vieja, descubra su arquitectura única y recorra sus plazas y calles estrechas. Hay innumerables restaurantes y cafés en la Habana Vieja. El mejor café se sirve en el "Café Escorial" en la Plaza Vieja. Descubra la Cámara Oscura, ubicada en la Habana Vieja en una de las esquinas de la Plaza Vieja, en la azotea del edificio. Visite el Museo de Bellas Artes en la calle Trocadero, entre Zulueta y Monserrate. Cada noche a las 9:00 se efectúa el "Cañonazo", en la fortaleza El Morro, del otro lado de la Bahía de la Habana.

En 1982 la Unesco declaró a la Habana Vieja Patrimonio Mundial. El nombre Habana Vieja coincide con el de uno de los municipios de la ciudad de la Habana, Cuba, cuyos límites se estienden al sur y al oeste de los de la ciudad original.


Hoteles Habaguanex